MITOS SOBRE EL CONSUMO

01ALos MITOS son creencias “erroneas” pero aceptadas comunmente: “Si la gente lo dice, debe ser cierto”, “si la tele lo cuenta debe ser real“. Sobre las drogas se dicen muchas falsedades alimentadas por el miedo, la propaganda e intereses ocultos, la desinformación, la necesidad de autojustificación, etc.

Existen mitos favorables y desfavorables al consumo. En el apartado “Sustancias y Mitos” encontrarás mitos específicos de las drogas más consumidas y conocidas. A continuación ofrecemos algunos mitos que se relacionan con “opiniones sobre las drogas en general” y argumentos que los desmontan. Se crítico con lo que escuches, veas, te cuenten y leas sobre este tema. Saca tus propias conclusiones.

MITO 1

“Es normal consumir drogas en la juventud porque todos los adultos las consumen”

Pese a lo que se dice en la calle, la realidad es que no todos los jóvenes, ni mucho menos, consumen drogas. Ni todos los adultos. Existe mucha evidencia sobre esto. En cualquier caso, no se trata de centrar el debate exclusivamente entre “consumidores y no consumidores”, sino en tipos de consumidores, tipos de uso y características concretas de cada persona y droga. Esto es un “mito” sostenido como argumento para la autojustificación ya que resulta más fácil tomar la decisión de consumir pensando que tod@s lo hacen (recomendamos ver nuestro apartado “Niveles de consumo”).

MITO 2

“Consumir drogas ayuda a evadirte de los problemas”

Consumir drogas para evitar encarar un problema (familiar, escolar, de pareja, etc.) no lo soluciona. Muchas veces favorece que puedas no pensar en lo que te preocupa, olvidar, pensar en otras cosas durante un tiempo. Pero los problemas no se superan cuando miramos hacia otro lado, tan sólo cuando los enfrentamos y vencemos adecuadamente. Muchas personas desarrollan problemas con las drogas precisamente porque se agarran al consumo para evadirse de una realidad personal que no les gusta en lugar de intentar transformarla (por ejemplo, consumiendo drogas durante la adolescencia para superar la timidez en ambientes de fiesta y resultar más sociable o poder ligar). El consumo de drogas nunca soluciona aquello que nos disgusta o que no estamos haciendo bien. Al contrario, pobablemente empeore la situación y aumente tus problemas (con la familia, en los estudios, en el trabajo, en tu salud …).

MITO 3

“No pasa nada por consumir de vez en cuando”

Todos los consumos suponen los mismos riesgos, ni mucho menos. Pero la única forma de evitar cualquier tipo de riesgo es no consumir ninguna. Los riesgos dependen de muchos factores relacionados con la droga en cuestión y las circunstancias de la persona que la consume. Pero adicción y problemas orgánicos (que los puede producir una aspirina, incluso usándose correctamente) no son los únicos riesgos. Hay otros riesgos a tener en cuenta, sobre todo en la juventud, relacionados con el consumo “ocasional”, como pueden ser: problemas con la policía por posesión de sustancias prohibidas, accidentes de tráfico, conductas sexuales de riesgo en estado de embriaguez, desarrollo de posibles trastornos mentales, violencia en espacios de ocio etc.

MITO 4

“Las drogas son una lacra y el mundo funcionaría mejor sin ellas”

Idealizar un mundo sin drogas no tiene sentido por muchas razones. A lo largo de la historia se han consumido con múltiples fines y de variadas formas. Lo que cambia es el tipo de consumo y la situación más o menos responsable y conciente de uso. Resulta paradójico pensar en lo siguiente: el alcohol es identificado con sociabilidad y celebración, pero las estadísticas confirman su relación clara con situaciones de violencia, peores estadísticas de recuperación de adictos en comparación con otras drogas, peores daños orgánicos o peores tasas de accidentes de tráfico o laborales que la inmensa mayoría de las restantes drogas. Por otro lado, una de las drogas peor consideradas (heroína) nace como medicamento y pertenece a una familia de drogas considerada por la medicina general como muy adictivas pero los mejores remedios para ayudar a paliar diversas dolencias graves (los opiáceos: morfina, heroína y codeína fundamentalmente).

MITO 5

“La mayoría de los consumidores de drogas son unos enganchados”

Esta idea resulta absurda. El consumo de cualquier droga puede generar adicción psicológica, como muchos comportamientos que inicialmente producen alguna forma de diversión (videojuegos, gimnasio, uso del móvil y un largo etc). Pero no todas las drogas generan adicción física y síndromes de abstinencia peligrosos para la salud. No todas son igualmente adictivas. El ejemplo más claro está en las legalmente aceptadas: alcohol y tabaco. La mayoría de los consumidores de alcohol (la droga más consumida) no son alcohólicos. Sin embargo, la mayoría de los consumidores de tabaco sí que son adictos. Todas las drogas pueden resultar adictivas, pero no igualmente adictivas. Existen muchos tipos de consumo y sólo una parte de los mismos se relacionan con adicción (ver apartado: “niveles de consumo”).

MITO 6

“Las drogas naturales no causan daños”

Natural no es sinónimo de inofensivo. Cualquier sustancia considerada como droga (ya sea elaboradas químicamente o completamente naturales) resulta tóxica. Es cierto que no son igualmente tóxicas unas sustancias que otras. Cada una puede dañar de forma distinta a nuestro organismo. Pero siempre resultan tóxicas. El tabaco, por ejemplo, se relaciona con diversos problemas de salud y es una planta.

MITO 7

“El alcohol y el tabaco no son tan peligrosos como las drogas”

En primer lugar, también son drogas, no algo distinto por ser legales. Cualquiera de estas dos drogas (tabaco y alcohol) genera  más daños a la salud pública mundial que todas drogas ilegales “juntas”. Ambos son tanto o más tóxicos como otras drogas y esto está claramente demostrado. Por ejemplo, aproximadamente 5 millones de personas mueren al año en el mundo por consumo de tabaco, según la Organización Mundial de la Salud. Ninguna droga ilegal supone esta cifra, ni de lejos. En cuanto al alcohol, las estadísticas de recuperación de adictos con ayuda especializada son peores que en adictos a otras drogas ilegales.

MITO 8

“Las drogas producen los mismos efectos en todas las personas”

Hay muchos factores individuales que hacen variar los efectos que producen las drogas. Hay que tener en cuenta no solo la droga en cuestión sin la forma de consumirla (la cantidad ingerida, la vía de ingestión, el estado del organismo, el estado de ánimo, la edad, la frecuencia del consumo, la personalidad, la predisposición genética, la información acerca de lo que consume y un largo etc). Es más, consumir la misma droga puede suponer efectos distintos en una misma persona en diferentes circunstancias (ver apartado “fvariables subjetivas del consumo”). Decíamos antes que siempre hay riesgos pero éstos pueden ser muy variables. También los efectos pueden variar dependiendo de muchos factores.