HEROÍNA

DESCRIPCIÓN GENERAL

Sustancia clasificada dentro del grupo de los “opiáceos”. La heroína es un derivado semisintético de la morfina y se la denomina coloquialmente “caballo”, “jaco”, etc. Se suele administrar inyectada y fumada (lo más habitual), siendo minoritario su consumo por vía inhalada y oral. Es una de las drogas de abuso con mayor potencial para generar dependencia, tanto física como psicológica. Entre sus principales efectos destacan somnolencia, disminución de peso, apatía, disminución de la actividad física, contracción de las pupilas, nauseas, vómitos, disminución de la capacidad respiratoria, disminución de la tensión arterial, etc.

56AOBSERVACIONES

- En consumidores adictos el síndrome de abstinencia que genera esta droga cuando se interrumpe bruscamente el consumo (denominado “mono”) es uno de los más fuertes a nivel físico. Síntomas como lagrimeo, diarrea, dolores de huesos y musculares, fiebre o cambios bruscos de humor son indicadores de dependencia, pudiendo  acompañarse de convulsiones y delirios. Dicho síndrome suele disminuir a los 4-5 días, pero la dependencia psicológica seguirá presente. Frecuentemente, los consumidores de heroína también consumen otras drogas, sobre todo cuando no pueden administrarse las dosis de heroína que necesitan. Recurren a otras sustancias para aminorar los síntomas del síndrome de abstinencia.

- La sobredosis de heroína puede llegar a provocar insuficiencia respiratoria, pérdida de conocimiento y la muerte. Hay que tener en cuenta que suele ser una sustancia fuertemente adulterada y que su consumo por vía intravenosa supone importantes riesgos de infección cuando se comparten jeringuillas o dicho material no está esterilizado para un único uso (sobre todo del virus del SIDA y de hepatitis B y C).

ALGUNOS MITOS

La heroína se puede controlar si se hace consume fumada

Cualquier forma de consumo de esta sustancia es potencialmente peligroso ya que genera en poco espacio de tiempo fuerte tolerancia y dependencia física. No obstante es especialmente peligrosa por vía intravenosa ya que su potencial adictivo, la probabilidad de sobredosis y los riesgos de contraer enfermedades son más altos.

Cuando la heroína está sin adulterar no es peligrosa

Su consumo entraña importantes riesgos en sí misma, que pueden variar dependiendo de la forma de consumo. Por supuesto, estos riesgos aumentan cuando está cortada con adulterantes y sucedáneos, pero esto no significa que no sea peligrosa cuando se presenta sin adulterar.

Los consumidores de esta droga son todos delincuentes

Esta es una generalización falsa. Ciertamente muchas personas dependientes de esta droga han podido cometer delitos para costear el consumo (sobre todo hurtos y robos), pero no todas. Actualmente el consumo se ha reducido mucho respecto a épocas pasadas y la mayoría de las personas dependientes de la heroína se encuentran en tratamiento con sustitutivos opiáceos como la metadona. Esto evita el síndrome de abstinencia y las probabilidades de delinquir.