CONSEJOS PARA PADRES Y EDUCADORES

12BSOBRE LAS TECNOADICCIONES

Sea cual sea el uso concreto que los menores hagan del ordenador, videojuego, movil, chats, redes sociales…, normalmente el inicio de un uso compulsivo se origina no sólo por un exceso de tiempo de uso sino porque este sea más o menos conciente, con objetivos y normas acordadas. Por eso RECOMENDAMOS LO SIGUIENTE:

“La mejor supervisión que puedes hacer del uso de tus hijos, en general, es aquella que se realiza in situ, no juzgando sino interesándote sinceramente por lo que hacen, dejándote enseñar, compartiendo con ellos el espacio virtual. Más allá de esto, conviene acordar ciertas normas previamente al uso del movil, ordenador, videojuegos (donde, cuando, con quien, control cuando se les pide, etc…)”

- El uso del ordenador en los menores de 8 años debe ser de 40 minutos como máximo.
– En los menores de 9 a 12 años, los tiempos de dedicación diaria deberían ser de una hora o una hora y media máximo (los menores que pasan tres horas o más frente a un ordenador, movil o videoconsola pueden presentar problemas de adicción).
– La conexión debe realizarse sólo cuando haya un adulto en la casa (menores de 14 años).
El fin de semana no tiene por qué variar la actividad. Se puede permitir más tiempo, pero sin que le impida hacer otras cosas como estudiar, hacer deberes, charlar con la familia, salir un rato a la calle con los amigos, practicar deportes… En definitiva, tener actividades de ocio y de aprendizaje variadas.

Los padres deben vigilar la aparición de comportamientos como los siguientes:

1. Deseo de estar haciendo lo mismo de forma repetitiva e ir aumentando cada vez más el tiempo y los momentos de dedicación a esa actividad.
3. Pérdida frecuente del sentido del tiempo cuando se inicia en la actividad.
4. Satisfacción y euforia exagerada mientras se lleva a cabo la actividad.
5. Reducción y/o deterioro de relaciones sociales u otras actividades (familia, amigos, práctica de actividades alternativas). Esto se traduce en tendencia al aislamiento.
6. Bajada del rendimiento escolar.
7. Utilización de esa actividad como vía de escape de la realidad: negación del uso compulsivo y empeño en mantenerlo.
8. Agresividad y conflictos con los familiares cuando no puede hacer el uso al que está acostumbrado.

SOBRE LAS REDES SOCIALES

- Como padres y educadores debemos conocer cómo funcionan las redes sociales para poder educar a los menores en su uso responsable. Las plataformas tienen sistemas de control parental y herramientas de control. Esto permite poner el correo electrónico del padre o tutor como contacto secundario.

-Se debe controlar el perfil de usuario del menor, revisar el tipo de información que el menor publica y asegurarse de aspectos como que nunca utilice su nombre completo, sino un seudónimo. También vigilar las fotografías que cuelga en el muro de su perfil.

-Recordar al menor que una vez publicada una información no la pueden quitar con garantías de que pueda estar en posesión de otras personas. Es fundamental concienciarles de lo importante que es no dar a conocer datos personales, familiares ni de amigos.

- Hay que instruir a los menores en el uso de las funciones de privacidad, enseñarles a limitar el acceso solamente a aquellas personas que desee que vean sus perfiles en línea y educarles respecto a que gente deben admitir como amigos en las redes sociales.

- Es importante que los menores sepan evitar conversaciones de naturaleza sexual en línea debido a la existencia de acosadores sexuales que aprovechan el anonimato de Internet y la curiosidad de los menores para acercarse e intentar contactar con ellos en la vida real. Además, explicar a los menores que nunca han de quedar con personas que hayan conocido en Internet y que, si lo hacen, debe ser siempre acompañados por ellos y en lugares públicos.

- Se debe trasladar a los menores el funcionamiento de las prácticas de acoso o «bullying» (ver apartado). Esto puede ir desde un mensaje para extender rumores sobre alguna persona, hasta mandar mensajes con amenazas. Cuidado con el lenguaje de un mensaje y las imágenes que colocan en la red ya que pueden tener consecuencias reales.

- Finalmente, los padres y educadores deberían desaconsejar el uso de un teléfono móvil o una PDA para acceder a Internet a menores de 12 años sin supervisión.

SOBRE PRIVACIDAD Y ACCESO A CONTENIDOS EN LA RED

- Recomendable instalar el bloqueador de contenidos para poder prevenir el acceso a contenidos inadecuados. Los padres y educadores deben asegurarse de que el menor sólo accede a las páginas recomendadas para su edad.

- Los padres y educadores deben controlar el perfil de usuario del menor. Se debería revisar el tipo de información que el menor publica y asegurarse de aspectos como que nunca utilice su nombre completo, sino un seudónimo, o las fotografías que cuelga en el muro de su perfil. Una vez publicada una información en la red, NO SE PUEDE GARANTIZAR QUE SE PUEDA SUPRIMIR. Hay que concienciar de lo importante que es no dar a conocer datos sobre sí mismos, familiares y amigos.

- Los menores deben saber que pueden darse conversaciones de naturaleza sexual en línea debido a la existencia de acosadores sexuales que aprovechan el anonimato de Internet y la curiosidad de los menores por este tema. Padres y educadores tienen que explicar a los menores que nunca han de quedar con personas que hayan conocido en Internet y que, si lo hacen, debe ser siempre acompañados por ellos y en lugares públicos.

- Trasladar a los menores el funcionamiento de las prácticas de acoso o «bullying», que pueden ir desde un mensaje para extender rumores sobre alguna persona, hasta mandar mensajes con amenazas. El lenguaje de un mensaje y las imágenes que colocan en la red pueden tener consecuencias reales.

USO DE LA WEBCAM POR LOS MENORES

Se recomienda restringir el uso de la Webcam a los menores sin supervisión de los padres. La persona que nos ve accede a muchos datos y la información puede ser detallada. Ver apartado WEBCAM.