BEBIDAS ENERGIZANTES

DESCRIPCIÓN GENERAL

Se trata de bebidas generalmente consumidas en forma de refresco que contienen enormes dosis de cafeína y, muchas veces, también otras sustancias estimulantes como el ginseng y/o guaraná. Elevan la temperatura corporal, el ritmo respiratorio y el nivel de ácido gástrico del estómago (dependiendo de la dosis, como siempre).

52AOBSERVACIONES

- Cantidades altas pueden generar dolor de cabeza, insomnio, irritabilidad, ansiedad, sudoración, taquicardia y/o diarrea. Por ello, si decides consumir estas bebidas, modera mucho la cantidad y la frecuencia del consumo. Pueden ayudar a mantenerte despierto para estudiar y/o muy atento a alguna actividad importante. Pero para tomarlas en forma de refresco, es preferible no consumirlas.

- No son buenas para hidratarse. La cafeína hace que la persona orine más de lo habitual, con lo cual estás consiguiendo justo lo contrario de lo que pretendes y recuerda que no “dan más energía”, sino que “te hacen sentir más enérgico”.

- Como pasa con cualquier sustancia, según la dosis puedes tener más o menos problemas. Si eres joven es aconsejable beber poco (puedes compartir una lata entre dos o tres personas) y cuando necesitas tomar por algún motivo concreto, no como refresco.

ALGUNOS MITOS

Los principales mitos asociados a estas sustancias son los siguientes:

Dan más energía

No es que den más energía, sino que (como otras drogas) sientes que tienes más energía. Elevan el ritmo cardíaco y los niveles de presión arterial. Si es cierto que aumentan el nivel de vigilia y facilitan la concentración en actividades como estudiar.

No son peligrosas y es lo mismo que tomar café

Aunque según la marca la composición puede variar, en general una lata suele equivaler a 3 tazas de café. Habitualmente nadie se bebe tres cafés seguidos. Los especialistas aconsejan que las personas jóvenes no tomen a diario más de 100 mg. de café. En personas adultas la cantidad aconsejable puede ser superior. También tener en cuenta que estas bebidas, además de cafeína, suelen contener ginseng y guaraná, otros estimulantes que potencian los efectos de la cafeína. La peligrosidad radica en la dosis y generalmente se toma mucho más de lo que se debe.

No son drogas

Aunque no han sido producidas inicialmente para consumo recreativo, la realidad es que, al igual que el café (la droga más consumida a nivel mundial), cumplen con los requisitos básicos para que se las considere como tales (ver conceptos básicos): son bebidas tóxicas, psicoactivas y pueden generar dependencia.

No es peligroso mezclarlas con alcohol u otras drogas

Si has leído el mito anterior y reflexionas sobre lo que supone, además, mezclar estas bebidas en grandes cantidades con alcohol u otras drogas la conclusión está servida. Las interacciones pueden producir arritmias cardíacas y dificultan poder percibir y controlar los efectos del alcohol, ya que los suele “camuflar”. Si es sumamente peligroso, sobre todo en grandes cantidades de ambas sustancias. Respecto a otras drogas, dependerá de las propiedades de éstas el grado de peligrosidad.