ALCOHOL

DESCRIPCIÓN GENERAL

Obtenido a través de un proceso químico de fermentación (vino, cerveza, sidra…) o por destilación (ron, whisky, coñac, ginebra…). Cada tipo de bebida contiene una graduación alcohólica distinta, siendo mayor, en general, en las bebidas destiladas. Respecto a su toxicidad ocurre igual. El alcohol se consume por vía oral.

48A

OBSERVACIONES

- Si bebes hazlo por motivos realmente personales, no por aparentar, evadirte de problemas o para que te ayude a desinhibirte. El alcohol no hace milagros.

- No conduzcas ni acompañes en vehículos bajo sus efectos, ya que se multiplica el riesgo de tener accidentes. Viaja en transporte público si vas a beber o asegúrate que el conductor del vehículo no ha consumido.

- Mucho cuidado con los estados de euforia que pueden favorecer prácticas sexuales de riesgo, violencia en ambientes de fiesta o accidentes de trafico, etc. Bajo los efectos del alcohol y en ambientes de grupo, la toma de decisiones llega a ser mucho más impulsiva de lo que parece.

- Los efectos del consumo varían en función de muchos aspectos: peso, costumbre, cantidad, graduación alcohólica, ritmo de ingestión (Ver apartado “variables subjetivas del consumo”). Debes tenerlos en cuenta porque los efectos pueden variar bastante en cada persona.

ALGUNOS MITOS

Existen múltiples mitos asociados al alcohol. En este apartado nos centramos en los que consideramos son los más repetidos :

Una pequeña cantidad de alcohol diaria es buena para el corazón

No cualquier alcohol; generalmente vino, cerveza u otros (sobretodo bebidas fermentadas, no destiladas), y no por el alcohol en sí sino por otras propiedades que contienen dichas bebidas (por ejemplo antioxidantes, en el caso del vino).

El alcohol es menos malo si se consume sólo en fines de semana

La realidad es que el grado en que afecta siempre es subjetivo y relacionado con muchos factores. En cualquier caso, ni todos los alcoholes son igualmente tóxicos, ni la frecuencia del consumo es el único factor determinante durante los primeros años de consumo. Será mucho más tóxico y peligroso consumir grandes cantidades en una sola noche, sobre todo de alcoholes destilados de alta graduación, que beber moderadamente varias veces por semana junto a la ingesta de alimento. El organismo responde de manera más agresiva a dicho tóxico en el primer caso.

El alcohol es un excitante que estimula a quien lo consume

La realidad es que se trata de una sustancia depresora, ya que disminuye capacidades mentales como la atención, los reflejos o la coordinación motora. A pesar de que provoca durante los primeros minutos euforia y deshinibición, ésto da paso a los efectos depresores característicos.